Dgogo Studios

A inicios de los 2000 el mundo cinematográfico empezaba a reconocer a uno de los nuevos directores británicos del siglo XXI: Edgar Wright. Sus trabajos en televisión con series como Spaced (1999-2001) o su primera incursión en el cine, A Fistful of Fingers (1995), dieron el fruto de la primera entrega de algo que años adelante se conocería como la Trilogía del Cornetto, Shaun of the Dead (2004). Una película que al instante fue catalogada entre las mejores comedias británicas, no sólo de su año, de la historia. El mundo pre-apocalíptico (que si bien nunca se convierte en post) de zombis dejó el sello de Wright que poco a poco se convirtió en reconocible al instante: el uso de lo absurdo para contar la etapa de vida de un -o varios- personaje(s); las ingeniosas transiciones entre secuencias, así como la gran cantidad de close ups, el sonido y la música para hacer más graciosa una situación.

Las películas siguientes sólo demostraban una cosa: el talento de Edgar se acrecentaba con cada proyecto e incluso adquiría una madurez mayor y alargaba el estilo fílmico. Hot Fuzz (2007), Scott Pilgrim vs. the World (2010) y The World’s End (2013) llegaban a salas gritando que la atención se debía centrar cada vez más y más en el director de las mismas.  La adaptación de la novela gráfica de Bryan Lee O’Malley, que lleva el mismo título que una canción de Plumtree, abrió las puertas a Wright para entrar a un mayor público puesto que sus seguidores se acrecentaron.

En 2017, Wright estrena su sexta película, Baby Driver (un título que puede recordar a Jan Kerouac o Simon & Garfunkel); primera producción que el director de 43 años realiza en los Estados Unidos. La difusión de la misma se ha extendido a grandes niveles y a todo mundo, si se le compara con sus predecesoras. Las alabanzas y elogios que produce no son en vano.

Ansel Elgort interpreta a Baby, un conductor de coches que ayuda a escapar a tríos expertos en el robo de dinero como parte de su trabajo -en el cual está debido a una deuda con su jefe, Doc (Kevin Spacey)-. Sin embargo, cuando conoce a Debora (Lily James) el mundo de ambos obtiene sentido y un objetivo: escapar del lugar en que se encuentran para así manejar por gusto mientras escuchan música.

Si bien el recurrir a canciones ya era un elemento en obras pasadas del director, ahora se torna en la película misma; muestra un nuevo estilo, o mejor dicho amplificado, de aquello que ya se había visto, por ejemplo, en Scott Pilgrim y Shaun of the Dead. La presencia de este elemento, o incluso su misma ausencia, llega a generar emociones de una manera que antes no se saboreaba con Edgar: Tequila, Brighton Rock, Never Never Gonna Give Ya Up y Bellbottoms son momentos espléndidos.

Desde sus primeros minutos, el tono y ritmo de la película hace saber la manera en que Baby se irá desenvolviendo. El argumento fluye de la manera más natural posible para adentrarse en un mundo que Edgar no habia tocado antes, un espacio donde aquel absurdo desaparece para ser transformado en algo más íntimo y hasta cruel; aún así el espíritu del director inglés nunca llega a perderse. Baby Driver, o la cumbre artística y creativa de Edgar Wright que manifiesta, de nueva cuenta, la evolución fílmica del director. Es Wright, pero renovado, con experiencia; su técnica se complica, se intensifica y se moviliza con más espontaneidad. Hace pensar que, si Edgar ha llegado a esta altura, dónde no estará con sus siguientes proyectos.

La historia recae sobre Ansel Elgort y Lily James, dos actores que llegan a cumplir las expectativas e ir aún más allá; juntos hacen posible que momentos se vuelvan entrañables (Debora de T. Rex). Sin embargo, el resto de los actores también influyen en gran medida, ya sea el ganador del Oscar, Kevin Spacey, o el protagonista de Mad Men, John Hamm, en compañía de la mexicana Eiza González.

La filmografía del director se divide en dos a partir de ahora: un antes y un después de B-A-B-Y, Baby. Baby Driver, película que está hecha para verse en la pantalla más grande y con la mejor calidad de sonido. A las salas del país llega el 10 de agosto, mientras dure en cines es indispensable acudir a verla. Big and loud.

Título original: Baby Driver

Año: 2017

Director y guionista: Edgar Wright

Cast: Ansel Elgort, Lily James, Kevin Spacey, John Hamm, Eiza González, Jamie Foxx, Jon Bernthal

 


Compartelo

Autor

Guillermo Garibay Arellano - @Ggarellano22

1998. El cine y la música. FCPyS.

Relacionados

Comentarios

blog comments powered by Disqus