Dgogo Studios

Una madre que lucha por rescatar a su hijo de un mundo que ninguno de los dos conoce; las letras repetitivas de una canción que forma oraciones como If I go there will be trouble; y la pregunta noble de una niña que poco sabe de la vida real y las relaciones humanas: “¿Qué es ‘amigos’?”, cuya respuesta no puede definir mejor a la serie.

El amor y la amistad, eso es Stranger Things, la nueva propuesta por parte de Netflix, ofreciendo -como en cada proyecto que suena dentro de la plataforma- una calidad inigualable en todos los aspectos del formato televisivo.

Siguiendo el misterioso caso de la desaparición de Will Byers, un trío de amigos, conmovedores a más no poder, se encuentran con Eleven: una niña que ha atravesado una serie de cuestiones que le dañan en todo su aspecto: físico y psicológico. El daño y abuso infantil con fines ajenos.

Ante tal suceso, la vida de cada personaje (principal o secundario) jamás volverá a ser la misma, todos los personajes se mueven y evolucionan de forma natural; se involucran dentro del proceso de aprendizaje de la vida. Cuestiones morales y sentimentales, eso es de lo que cada personaje está hecho.

Y más que poder criticar la serie en sus aspectos técnicos y/o estéticos, la historia y narrativa conlleva a analizar los hechos, y datos duros, que se presentan a lo largo de los ocho capítulos con los que cuenta la producción de los hermanos Duffer.

El Demogorgón, Eleven y una cantidad de niños que no tuvieron suerte representan una realidad social (aunque presentada como ciencia ficción): el gran poder que las empresas y laboratorios pueden tener; la experimentación con seres humanos olvidándose de la ética científica. Porque el verdadero monstruo y villano no es una bestia que proviene de otra dimensión, sino aquellos que viven a nuestro lado y en el mismo mundo, el hombre.

Stranger Things es la serie con la que muchos de nosotros, espectadores, nos podemos sentir identificados con sus personajes según nuestro contexto. Porque sin duda, el mayor logro son los personajes presentados, cada uno cuenta con una historia en particular, un estilo y sentido, mentalidad distinta, y pese a que se pueden sentir muy lejanos unos de otros, tienen la necesidad de juntarse y atravesar unidos un problema.

La serie se estrenó en el mes de julio dentro de la plataforma digital llamada Netflix, y si aún no la han visto, es momento de hacerlo. Stranger Things es un digno recuerdo a la época de los 80’s donde no sólo no es cliché, es original e introduce a personajes que en poco tiempo se vuelven parte de la cultura popular.

Ya se confirmó que la serie tendrá más temporadas y se espera tener un seguimiento de los personajes año tras año; bienvenida a un nuevo hito y culto popular.


Compartelo

Autor

Guillermo Garibay Arellano - @Ggarellano22

1998. El cine y la música. FCPyS.

Relacionados

Comentarios

blog comments powered by Disqus