Dgogo Studios

LA SIGUIENTE NOTA SE ENCUENTRA LIBRE DE SPOILERS. LEAN SIN CUIDADO. RECUERDEN, LOS SPOILERS LLEVAN AL LADO OSCURO.





Allá por los años 70, se estrenaba en cines una película que vendría a dar un giro a la historia del cine: Star Wars, con la cual vendrían dos secuelas más, e incluso, el desarrollo de una trilogía-precuela. Y hoy, a 10 años del estreno de Revenge of the Sith, llega a las salas de cine una nueva secuela, a manos del director J.J. Abrams (Star Trek, Super 8), The Force Awakens.

Se nos introduce a una galaxia que ya conocemos, sin embargo, hay muchos cambios; situada a 30 años después de los eventos sucedidos en Return of the Jedi, nos encontramos en un ambiente donde el lado oscuro sigue presente, adquiriendo cada vez más fuerza. Cuando Rey, nuestra protagonista, se encuentra con BB-8, se embarcará en una misión para poner a salvo información que guarda el droide. Si decimos más, sería arruinarles la completa trama.

El ser director de una saga tan representativa de la cultura popular, como lo es Star Wars, significa mucha presión, y cabe el riesgo de que se pueda arruinar todo por completo, sin embargo, Abrams tiene una planificación cuidadosa con cada detalle dentro de la historia. Se siente real, nos lleva de nuevo al ambiente en el que hemos estado antes acompañando a Luke Skywalker.

Se siente una gran presencia de la fuerza, contiene la esencia que la trilogía original tenía, y aún así, lo renueva, tiene nuevas características, es fresca, moderna.

 Y a pesar de tener como figuras principales a dos actores desconocidos, logran representar un papel digno, pero sabiendo que apenas inician, no hay duda de que sus personajes irán evolucionando a lo largo de esta nueva trilogía.

Técnicamente, la película está construida a un nivel de gran calidad, desde el sonido hasta la fotografía -la cual luce increíble, especialmente en una de las secuencias finales-, y se demuestra que Star Wars puede volver a realzarse sin perjudicarse a sí misma -recordemos la reputación de las precuelas-.

Y como en todo, siempre existe un pero. Hay cosas de las cuales se había creado gran emoción, sobretodo en la publicidad, acerca de personajes que creíamos serían imponentes en la pantalla. Gran error, pues en dicho aspecto quedaron a deber.

E incluso la música del maravilloso John Williams -quien hizo la banda sonora de las dos trilogías anteriores-, no se siente con fuerza; no cuenta con temas representativos y, de nuevo, nos queda a deber esa sensación que uno siente cuando escucha Tales of a Jedi Knight, The Imperial March, o la asombrosa Rebel Fleet que acompaña al final cliffhanger de The Empire Strikes Back.



Pero no hay duda de que The Force Awakens se une a la lista de las favoritas de la saga.



 

*Cliffhanger es un final donde de a especulación de una futura continuación, dejando en suspenso a la audiencia.


Compartelo

Autor

Guillermo Garibay Arellano - @Ggarellano22

1998. El cine y la música. FCPyS.

Relacionados

Comentarios

blog comments powered by Disqus